La FEHT se suma a la CEHAT para pedir que no se penalice a las empresas en ERTE que aún no trabajen

El Gobierno Español ha presentado recientemente una propuesta a los interlocutores sociales para prorrogar los ERTE más allá del 31 de mayo que conlleva un cambio de condiciones. Estas modificaciones contemplan la vuelta obligatoria de los fijos discontinuos y la incentivación de las contrataciones frente a la penalización de los trabajadores que se mantengan en ERTE. Para la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de la provincia de Tarragona (FEHT) es esencial que se prolonguen los ERTE y se incentiven las contrataciones. Sin embargo, las patronales denuncian que se penaliza a aquellas empresas que, por impedimento de trabajo, deben mantener aún en ERTE a su plantilla.

La CEHAT y la FEHT señalan que, en un momento todavía muy crítico para el sector turístico, asumir estos cambios sería inviable y su aplicación supondría el cierre de una gran parte del empresariado hotelero.

En cuanto a la vuelta obligatoria de los fijos discontinuos, las patronales apuntan que una parte de los hoteles están cerrados, sin actividad y sin una previsión clara a corto plazo de recuperación de la actividad ni de apertura total o parcial, por lo que resulta imposible incorporar a todos los trabajadores en ERTE el 1 de junio. Por ello, tanto la CEHAT como la FEHT, solicitan que haya una prolongación de los ERTE y que operen según lo fijado en los diferentes convenios colectivos.

Por otra parte, la Confederación y la Federación tarraconense solicitan al Gobierno Español que se siga protegiendo en igualdad de condiciones a todos los trabajadores que continúan en ERTE, tanto de alojamientos hoteleros como de extrahoteleros, balnearios y campings. «Aplaudimos que se bonifique a los trabajadores que se saquen del ERTE, lo que no se puede permitir es que se penalice a aquellas empresas que se ven obligadas a permanecer cerradas y que, por tanto, deben mantener sus trabajadores en ERTE. Hay que proteger muy especialmente a los empleados que no pueden trabajar», apunta la patronal CEHAT. En este sentido, los hoteleros recuerdan que hay empresas que hace mucho tiempo que pagan la Seguridad Social de sus trabajadores con los hoteles cerrados.

«En un partido de fútbol, ​​cuando se llega a la prórroga, se mantienen las condiciones, pero el Gobierno Español prevé cambiarlas y enviarnos directamente a los penaltis. El Ejecutivo tiene los lanzadores equipados con los pasaportes verdes, las vacunas, las limitaciones de movilidad, el hecho de no haber cerrado todavía convenios con países fuera del ámbito europeo (como puede ser el Reino Unido), etc. Sin embargo, nosotros, los hoteleros, estamos en la portería desprovistos de equipación (ni bonos turísticos, ni IMSERSO, ni carencias hipotecarias…). Desde la CEHAT y la FEHT pedimos jugar una prórroga en las mismas condiciones que teníamos hasta entonces con los ERTE. Si nos equivocamos exonerando a los trabajadores que salen del ERTE, las empresas no sobrevivirán y corremos el riesgo de provocar la ruina de una gran parte del empresariado hotelero», apunta Jorge Marichal, presidente de la CEHAT.

Para las dos patronales, el sector turístico español ve unas importantes posibilidades de recuperación, sólo si lo comparamos con el año 2020 (el peor de la serie histórica). Sin embargo, apuntan que las mejores previsiones estiman que este año el sector estará alrededor del 50 o 55% de su actividad respecto al 2019, lo que hace que haya muchos segmentos de mercado que no se puedan reactivar por falta de demanda.

La Confederación y la Federación tarraconense enfatizan que, aunque los empresarios quieren abrir, muchos se ven imposibilitados por la falta de clientes o de mercados estratégicos, como pueden ser los mercados lejanos, los incentivos, los congresos, la falta de actividad de muchos operadores turísticos y aerolíneas. En línea con esto, Jorge Marichal subraya que «el empresario necesita incentivos y el mejor incentivo de todos es que vuelvan las condiciones normales para poder trabajar y estas condiciones no están. En estos momentos, si no podemos trabajar es por falta de capacidad, no por falta de ganas. No contamos aún con el Pasaporte Sanitario Digital, aún no están abiertos todos los países, contamos con una bajada del 70% de los turistas internacionales respecto el 2019… en cuanto las condiciones de impedimento o limitación no han cambiado y tampoco pueden hacerlo ahora las condiciones de los ERTE».

Para hacer frente a esta situación, la CEHAT y la FEHT solicitan utilizar ayudas en paralelo a la ampliación de los ERTE, como la reactivación de la movilidad aérea y de los mercados exteriores, la aceleración del ritmo de vacunación, la articulación del Pasaporte Sanitario Digital, la reactivación de los viajes del IMSERSO, la creación de bonos turísticos y la ampliación de plazos y reformulación de las solicitudes de las carencias hipotecarias, entre otros.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis amb les seves preferències mitjançant l'anàlisi dels seus hàbits de navegació. Si continua navegant, considerem que n'accepta el seu ús.