El sector turístico de Tarragona reclama que se eliminen las trabas al turismo británico

Con la llegada de la sexta ola, a finales de noviembre, el Gobierno español introdujo restricciones específicas a los británicos que querían visitar España. Se trata de la exigencia de la pauta completa de vacunación a todos los turistas procedentes de este país, incluidos los menores de edad. Una decisión que afecta drásticamente al turismo familiar británico que visita la Costa Daurada, ya que con la vacuna de AstraZeneca hay muchos menores que todavía no han podido completar la pauta por los tiempos de espera necesaria entre la primera y la segunda dosis. Por su parte, el gobierno británico el próximo día 11 de febrero retirará todas las restricciones para viajar a las personas completamente vacunadas.

Berta Cabré, presidenta de la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de Tarragona (FEHT) -la entidad que representa el 90% de las plazas de alojamiento de la demarcación-, insta al gobierno español a reaccionar “con carácter urgente permitiendo a las familias británicas en las que alguno de sus menores no tenga la pauta completa, puedan presentar una prueba negativa para acceder al país”. Cabré, además, ha asegurado que “mientras el gobierno británico quita todos los requisitos a sus ciudadanos debidamente vacunados cuando regresen a su casa, aquí ponemos unos que son imposibles de cumplir para visitarnos durante Semana Santa y verano. Sin embargo, hay otros países -algunos de ellos de la Unión Europea- que ya han abierto sus fronteras a los británicos”.

Es preciso recordar que el británico, en 2019 -antes de la pandemia-, fue el segundo mercado internacional más importante en la Costa Daurada -después del francés-, realizando más de 2,2 millones de pernoctaciones, un 10,6% del total. Sobre este dato, Cabré ha manifestado que “los británicos son muy previsores a la hora de contratar sus vacaciones de Semana Santa y de verano. Es ahora cuando lo están haciendo. Obviamente, irán a países como Grecia o Turquía antes que a casa nuestra donde, directamente, con las restricciones actuales, les resulta imposible entrar a los que tienen hijos adolescentes”.

Cabré ha concluido contundentemente: “No podemos permitirnos un tercer año sin familias británicas en la Costa Daurada. Entendemos que estamos saliendo de la sexta ola y que todavía existan restricciones, pero el requisito de la doble vacunación para adolescentes británicos de 12 a 18 años hace inviable que puedan visitarnos. Instamos al gobierno español a que lo sustituya por una prueba negativa, tal y como se hace con los adolescentes de cualquier país de Europa”.

Esta entidad está financiada por el Fondo Social Europeo como parte de la respuesta de la Unión Europea a la pandemia de COVID-19. Subvención concedida para la Contratación laboral de personas de 30 y más años (SOC-CONT30IMES)